compo image
  1. COMPO
  2. Consejos
  3. Cuidados de las plantas
  4. Hierbas aromáticas, frutas y hortalizas
  5. 9 Consejos para jardineros principiantes

Consejos para cultivar verduras

9 Consejos para jardineros principiantes

Imagina caminar por tu huerto y encontrarte con calabacines frescos, acelgas coloridas, coliflores enormes, zanahorias crujientes y remolachas de un vibrante color fucsia. Si en este momento piensas: "¡También quiero cultivar mis propias verduras, pero debe ser demasiado complicado!", no te preocupes. Sigue leyendo, porque te enseñamos lo fácil y sencillo que puede ser disfrutar de tu propio huerto.

Si nunca has cultivado verduras, a menudo resulta difícil dar el primer paso. A veces, simplemente no sabes por dónde empezar. ¿Cuándo es el momento adecuado para plantar tomates? ¿Cuánto espacio necesita el colinabo? ¿Puedo sembrar pepinos directamente en el suelo? Queremos ser tu guía para resolver todas esas dudas sobre cultivar verduras. En este artículo, descubrirás los 9 consejos más útiles para cultivar tus propios vegetales y de esta manera, sumergirte en el fascinante mundo de la horticultura, sin necesidad de experiencia previa. Solo necesitas un poco de dedicación y ¡muchas ganas de disfrutar de tu propio huerto!

compo image

1. Empieza poco a poco

En lugar de lanzarte de inmediato a un huerto extenso con una gran variedad de cultivos, te sugerimos empezar con algo más pequeño, ya que esto te permitirá tener un mejor control sobre tus plantas. Simplemente, crea un pequeño espacio al aire libre donde puedas cultivar tus propias verduras. Es ideal ubicar tu pequeño huerto cerca de casa, así podrás monitorearlo fácilmente y actuar rápidamente ante cualquier problema como plagas. Otra opción es cultivar en una mesa de cultivo. Con estas mesas, tienes la flexibilidad para cultivar prácticamente cualquier tipo de verdura que normalmente plantarías en un huerto tradicional. En terrazas o balcones con espacio limitado, las mini-mesas de cultivo son una excelente alternativa. Con ellas, puedes cultivar lechugas, rábanos, tomates o pimientos y así tener tu propio huerto al alcance de la mano.

También puedes cultivar tus vegetales en cajoneras o macetas. Aquí, tu creatividad no tiene límites. Solo ten en cuenta que algunas plantas pueden crecer mucho con el tiempo, pero hablaremos de eso después. 

compo image

2. Comienza con plantas para principiantes

El tipo de verdura que decidas cultivar es clave. Algunas necesitan más atención y tiempo para crecer, mientras que otras simplemente se desenvuelven bien, incluso en condiciones adversas. Por ejemplo, los rábanos, las zanahorias, los guisantes de olor y una variedad de lechugas, como la iceberg, la campestre y la romana, y varias hierbas aromáticas son opciones fantásticas. Estas plantas son fáciles de sembrar y podrás disfrutar de su cosecha en apenas unas semanas.

Estos vegetales que son fáciles de cuidar son perfectos para comenzar, especialmente si eres principiante. Después de tener éxito con ellos, puedes aventurarte y probar con opciones más difíciles.

Al elegir las plantas de verduras, hay otros dos aspectos importantes que nos gustaría mencionar brevemente.

compo image

¿Sembrar o plantar?

Algunas verduras, como el rábano, las chirivías, y las zanahorias son mejor sembrarlas directamente en el lecho de siembra.

Puedes sembrar directamente plantas como la lechuga, la rúcula, la remolacha, el romero, la albahaca, el cebollino o los guisantes, o bien optar por comprarlas como pequeñas plantas jóvenes y trasplantarlas al huerto. En estas situaciones, tienes la libertad de decidir si prefieres sembrarlas desde cero o utilizar plantas ya desarrolladas.

Para aquellos que están empezando, es recomendable elegir plantas jóvenes al cultivar plantas frutales como tomates, pepinos, berenjenas, calabazas o pimientos. Pero si te animas, claro que también puedes aventurarte a sembrarlas tú mismo desde el comienzo. En este caso, el proceso de germinación no se lleva a cabo en el lecho de siembra, sino en pequeñas bandejas de germinación que puedes colocar en el alféizar de tu ventana o en un invernadero con calefacción. Para ello, debes hacer semilleros para pre-cultivar tus plantas hasta que puedan salir al exterior a mediados de mayo. 

compo image

¿Cuándo puedes empezar?

No todas las plantas se pueden sembrar al mismo tiempo. Algunas, como los rábanos, los guisantes y las zanahorias, se pueden sembrar a mediados de marzo si el tiempo es adecuado. Otras, como los arbustos o las judías, necesitan el calor del sol de mayo para germinar. También hay diferencias entre las variedades, así que asegúrate de revisar la información en el envase de las semillas.
En general, la mayoría de las verduras de raíz y las lechugas se pueden sembrar a partir de abril, cuando el sol ha ganado fuerza y el clima se ha estabilizado.

Sin embargo, esta regla no se aplica a las especies muy sensibles a las heladas. Principalmente se trata de plantas de fruto como tomates, pepinos, pimientos, berenjenas, guindillas, calabacines y calabazas. Dado que las heladas tardías pueden amenazar hasta mediados de mayo, estas verduras solo deben plantarse después de esa fecha.

Nuestro calendario de plantación proporciona un excelente resumen de cuándo se puede empezar a sembrar y plantar los diferentes tipos de plantas comestibles.

10 plantas sencillas para principiantes

Verdura

Sembrar o plantar

Período de siembra/plantación

1. Rábano

Sembrar directamente en la mesa de cultivo

Periodo de siembra: a partir de mediados de marzo

2. Zanahoria

Sembrar directamente en la mesa de cultivo

Periodo de siembra: a partir de mediados de marzo

3. Lechuga rizada

Sembrar directamente en la mesa de cultivo / plantar en la mesa

Periodo de siembra/plantación: a partir de mediados de marzo

4. Guisante

Sembrar directamente en la mesa de cultivo / plantar en la mesa

Periodo de siembra/plantación: a partir de mediados de marzo

5. Acelga

Sembrar directamente en la mesa de cultivo / plantar en la mesa

Periodo de siembra/plantación: a partir de abril

6. Colirrábano

Sembrar directamente en la mesa de cultivo / plantar en la mesa

Periodo de siembra/plantación: a partir de abril

7. Remolacha

Sembrar directamente en la mesa de cultivo / plantar en la mesa

Periodo de siembra/plantación: a partir de abril

8. Tomate

Plantar en el huerto

Periodo de plantación: a partir de mediados de mayo

9. Chile

Plantar en el huerto

Periodo de plantación: a partir de mediados de mayo

10. Calabacín

Plantar en el huerto

Periodo de plantación: a partir de mediados de mayo

3. Selecciona el lugar adecuado

Para obtener una buena cosecha, es importante elegir el lugar adecuado. A la mayoría de las plantas hortícolas les encanta el sol, por lo que lo ideal es elegir un sitio soleado o parcialmente sombreado. Algunas plantas, como los tomates, pepinos y pimientos, crecen especialmente bien si están protegidas de la lluvia. Si no tienes un toldo, te recomendamos plantar variedades robustas de tomates al aire libre. En general, puedes cultivar la mayoría de plantas tanto en el jardín como en el balcón o en un invernadero.

compo image

4. Deja espacios entre las verduras

En los centros de jardinería y viveros suele haber una gran variedad de plantas jóvenes. A primera vista, estas plantas parecen bastante pequeñas y fáciles de plantar en una maceta. Sin embargo, a medida que el verano avanza, aumentan de tamaño. Por ejemplo, una pequeña tomatera puede convertirse en un arbusto de dos metros de altura. Por eso, es importante revisar la etiqueta de la maceta antes de comprarla. En ella encontrarás información importante sobre la variedad, incluido el tamaño que alcanzará la planta.

En general, los calabacines y las calabazas necesitan alrededor de un metro cuadrado de espacio cada uno. Por otro lado, la altura de los tomates varía entre 30 y 250 centímetros, dependiendo de la variedad. Incluso los rábanos pequeños necesitan su espacio, ya que si las semillas de rábano están demasiado juntas, las plantas se estorbarán entre sí y no podrán desarrollar bien sus tubérculos redondos. Por eso, al sembrar las verduras en hileras, es recomendable dejar un espacio entre ellas para facilitar el cuidado y la cosecha. En resumen, asegúrate de dejar suficiente espacio en la mesa de cultivo para que cada planta pueda crecer y desarrollarse con éxito.

Al cultivar verduras en macetas, también debes considerar que el recipiente generalmente ofrece menos espacio para las raíces que una mesa de cultivo. Por lo tanto, asegúrate de elegir el tamaño de maceta adecuado. La maceta para un tomate de enrame grande debería tener al menos 20 litros de capacidad. En cambio, el calabacín se sentirá cómodo en una maceta con capacidad de al menos 40 litros. Otras plantas hortícolas como los rábanos y las lechugas también se pueden cultivar sin problemas en cajoneras de balcón.

Para las mini mesas de cultivo, son especialmente adecuados los vegetales de tamaño reducido. Por ejemplo, los tomates cherry, los pimientos dulces mini, rábanos, zanahorias y lechugas son opciones perfectas. También es importante asegurarse de dejar espacio entre las plantas.

compo image

5. Crea la base óptima

Además de elegir el lugar adecuado, también es sumamente importante preparar una buena base para asegurar el crecimiento saludable de las plantas. La mayoría de las verduras se desarrollan bien en suelos de jardín que sean sueltos y ricos en materia orgánica. Es esencial preparar bien el suelo de siembra, asegurándote de eliminar las malezas que podrían competir con las nuevas plantas. Además, muchas verduras se benefician enormemente al añadir compost, ya que mejora la estructura del suelo y libera nutrientes esenciales para el crecimiento de las plantas durante el proceso de descomposición por acción de microorganismos.

Si deseas cultivar plantas exigentes o de consumo medio como tomates, pepinos, pimientos, calabazas o calabacines, te recomendamos incorporar un fertilizante de liberación lenta específico para vegetales durante la siembra. Este asegura que las plantas recibirán suficientes nutrientes en las próximas semanas, los cuales son esenciales para su crecimiento y la formación de frutos.

¿Qué significa "plantas exigentes", te preguntarás? Es simple: Las plantas que son exigentes o "consumidores fuertes" requieren una gran cantidad de nutrientes para su desarrollo. Por otro lado, los "consumidores débiles" como los rábanos, el canónigo o los guisantes necesitan significativamente menos nutrientes para crecer. Las zanahorias, el colinabo o la acelga se encuentran en un punto intermedio y por lo tanto se consideran plantas de consumo medio.

Consejo: Si el suelo es pesado y retiene mucha humedad, es aconsejable mezclar arena y humus antes de sembrar. Esto mejorará la aireación y facilitará un mejor drenaje del agua. En general, si el suelo es pesado o arenoso, es más beneficioso cultivar las verduras en mesas de cultivo o en diferentes macetas.

compo image

En mesa de cultivo o maceta

Para cultivar diferentes verduras en mesas de cultivo, te recomendamos nuestro substrato especial para el huerto y frutales. Es perfecto para una gran variedad de verduras, lo que lo hace ideal para quienes quieren empezar a cultivar sus propios alimentos. Si prefieres cultivar tus verduras en macetas, incluso puedes diferenciar un poco más: para cultivos exigentes como tomates, pimientos, calabacines o brócoli, puedes utilizar un substrato con alto contenido de nutrientes como el COMPO BIO substrato tomates y vegetales sin turba. Si siembras vegetales que requieren menos nutrientes, te recomendamos utilizar un substrato específico para plantas con bajas necesidades nutricionales.

Consejo: Además de elegir el sustrato adecuado, asegúrate de que haya un buen drenaje para que el exceso de agua de riego o lluvia pueda evacuarse correctamente. Esto evitará el estancamiento y la pudrición de las raíces.
Para asegurar un buen drenaje en tus macetas, puedes colocar granulado de piedra pómez en el fondo del recipiente. Además, asegúrate de que la maceta tenga agujeros de drenaje para permitir que el agua fluya correctamente.

Para saber cómo asegurar un buen drenaje y una estructura adecuada del suelo en tu mesa de cultivo, puedes leer el artículo "SISTEMA 1-2-3"

compo image

6. La importancia de un trasplante bien hecho

Ha llegado el momento: has encontrado la ubicación, calculado cuántas plantas colocar según el espacio disponible, preparado el suelo...¡ahora solo falta realizar el trasplante correctamente!

Plantación correcta en 3 pasos:

  1. Haz un pequeño agujero y coloca el cepellón de la plántula. Antes de proceder, si el suelo no es muy fértil, considera enriquecerlo con COMPO BIO Abono Huerto y Frutales, que potencia el sabor y el aroma de tu cosecha. Consejo: Si el cepellón de la plántula está casi seco, puedes sumergirlo brevemente en agua; para un trasplante óptimo, el cepellón debe estar ligeramente húmedo.
  2. Llena los espacios vacíos en el hoyo con substrato y presiona bien alrededor del tallo.
  3. Ahora riega la planta: esto facilitará el enraizamiento.

Sembrar semillas de verduras en 3 pasos:

  1. Si quieres sembrar rábanos o espinacas en hileras, primero haz un surco de uno a dos centímetros de profundidad antes de sembrar. Si el suelo está bastante seco, antes de sembrar, puedes regarlo cuidadosamente
  2. Cubre las semillas con tierra. En general, la capa de tierra debe ser aproximadamente el doble de gruesa que el tamaño de las semillas.
  3. Finalmente, riega las semillas. Es mejor usar una regadera con rociador. Además, las semillas deben mantenerse húmedas en los próximos días o semanas. Una vez que las plántulas comiencen a aparecer, puedes reducir el riego.
compo image

7. Prueba del dedo antes de regar

A menudo encontramos instrucciones como "riega regularmente" o "riega si es necesario" y nos preguntamos qué significa exactamente: ¿cada día, cada dos semanas o tal vez una vez al mes? La realidad es que no hay una regla única para todos los tipos de vegetales, ya que el riego depende de una variedad de factores: ¿la planta está en maceta o en el suelo? ¿Hace mucho calor y sol, o el suelo retiene suficiente humedad? ¿El substrato es pesado y húmedo, o el suelo es ligero y arenoso?

Un consejo sencillo es esperar a que la capa superior del suelo esté completamente seca antes de regar. Evita hacerlo si el suelo aún está húmedo al tacto, pero asegúrate de que el cepellón de raíces no se seque. Es recomendable palpar el substrato hasta unos 2 centímetros de profundidad para evaluar su humedad y así determinar si y cuánto necesitas regar.

Otros tres consejos importantes:

1. El mejor momento para regar es por la mañana temprano o por la tarde.

2. Evita regar sobre las hojas y las flores; es preferible hacerlo directamente en el suelo. De lo contrario, aumentas el riesgo de favorecer infecciones fúngicas que prosperan en ambientes húmedos y son propagadas por el agua.

3. Elimina el agua estancada del platillo de los vegetales cultivados en contenedores para evitar que las raíces se pudran.

compo image

8. Fertiliza correctamente - ¡Tus plantas tienen hambre!

Al igual que te preparas una cena deliciosa para alimentarte, tus plantas también tienen sus propias necesidades de nutrientes que deben ser atendidas. El nitrógeno, el potasio y el fósforo son especialmente importantes para ellas. Si no reciben suficientes nutrientes, pueden sufrir carencias que resultan en crecimiento atrofiado, hojas amarillas, flores débiles y menos frutos. Para evitar esto, abona tus plantas regularmente con un fertilizante líquido específico para huerto y frutales. Es muy fácil de usar: simplemente añádelo al agua y riega tus plantas con la mezcla. Ten en cuenta que las plantas de crecimiento rápido, como los tomates, calabacines y pimientos, necesitan más abono que las de crecimiento más lento. Así que no olvides leer las instrucciones de dosificación en el envase antes de aplicar el fertilizante.

compo image

9. La experiencia vale más que el estudio

Para algunos, adentrarse en el mundo de la jardinería y cultivar verduras significa visitar un vivero, comprar diversas plantas y ponerse manos a la obra. Para otros, implica reflexionar sobre los compañeros ideales para el bancal y planificar meticulosamente la rotación de cultivos, considerando tanto los principales como los secundarios. En definitiva, si tienes ganas de empezar a cultivar tomates, ¡adelante! La jardinería debe ser divertida, y a menudo se aprende mejor practicando que solo con teoría. Sin embargo, si deseas profundizar más en el cultivo de plantas hortícolas, aquí te ofrecemos algunos consejos detallados.

Ya sea que decidas salir a sembrar verduras o prefieras leer un poco más, ¡te deseamos mucha diversión y buena suerte!

Compartir