compo image
  1. COMPO
  2. Consejo
  3. Inspiración
  4. Del jardín a la mesa
  5. Manzanas para plantarle cara al invierno

Ideas de recetas deliciosas con manzanas

Gala, Bella de Boskoop o Jonagold —o cualquier otra variedad que tengas en tu huerto— ¡son simplemente las mejores! Son numerosos los jardineros que han almacenado en sus bodegas una gran abundancia de manzanas que solo requieren transformarse durante el invierno. Aquí, compartimos cuatro deliciosas recetas donde la manzana es protagonista y algunos consejos en relación con las variedades adaptadas.

compo image

Nuestra receta de batido de manzanas invernal

Para comenzar con buen pie un frío día de invierno, qué mejor que un desayuno caliente y rico en vitaminas a base de manzanas. Así como los granizados de verano de múltiples y vívidos colores constituyen bebidas sumamente refrescantes, los batidos calientes de invierno se basan principalmente en diversas variedades de té y exquisitas especias. 

200 ml de té aromatizado con especias —masala chai— hirviente o leche de vaca caliente, nueces o cereales son una buena base para este batido de manzana. En un mismo recipiente, se puede preparar un puré con los otros ingredientes. Necesitarás una manzana sin semillas y troceada, canela y miel al gusto, así como jengibre para imprimir un cálido y perdurable efecto. Según tus gustos, puedes añadir pasas, almendras picadas o un poco de pasta de almendras en una batidora de vaso. Reduce todos los ingredientes hasta obtener una mezcla homogénea, añade el líquido caliente y mezcla una vez más a la velocidad más lenta.

compo image

Nuestra receta de papilla de manzana

Elaboración
A diferencia de la compota de manzanas, el puré de manzanas no contiene azúcares ni otros edulcorantes. Las variedades de manzanas aptas para la cocción son apropiadas para la elaboración de un puré de manzanas finamente colado y, además, liberan su aroma almibarado durante su procesamiento. Mientras que con las variedades Braeburn, Cox Orange y Berlepsch se obtiene un puré anaranjado, el resultado es más bien amarillo-dorado con otras variedades como la Golden Delicious y la Bella de Boskoop. Recomendamos no pelar las manzanas antes de la cocción, ya que la piel contiene la mayor parte de las vitaminas y, además, la pectina que permite cierta gelificación de la papilla de manzana.

Corta las manzanas en cuartos y elimina el pedúnculo y el corazón. Coloca los cuartos de manzana en una cacerola grande con agua y un poco de zumo de limón. Te recomendamos añadir 200 ml de agua y el zumo de 1 o 2 limones por cada 2 kg de manzanas. Para conseguir un aroma invernal, añade una ramita de canela o una vaina de vainilla en la cacerola antes de la cocción. Tapa la cacerola y deja cocer los cuartos a fuego lento hasta que se puedan triturar fácilmente con un tenedor (entre 20 y 30 minutos).  

Una vez cocidas las manzanas, retira la vainilla o la canela y reduce finamente el resto con una batidora hasta obtener una consistencia de puré. La papilla de manzana así elaborada se conserva en el refrigerador durante aproximadamente una semana.

Conservación

Para conservar durante más tiempo la papilla de manzana, también se puede elaborar una conserva. El éxito depende principalmente de la ausencia de microorganismos en el envase. Hervir los envases en una cacerola es esencial para esterilizarlos y poder conservar la papilla durante más tiempo. Por otro lado, debes envasar la papilla mientras los envases estén calientes para evitar que el vidrio frío estalle al entrar en contacto con la papilla hirviente. Si has usado frascos tradicionales para conservas con tapa de rosca, voltéalos después de llenarlos y mantenlos así hasta que se hayan enfriado. Así, también eliminarás los microorganismos presentes en las tapas. La esterilización de los frascos y el envasado al vacío permitirán la conservación de la papilla durante al menos un año. Por supuesto, también puedes elaborar las conservas de papilla de manzana en latas. En este caso, por lo general, el periodo de conservación es aún mayor.

compo image

Produce tus propias manzanas

No hay duda de que todas las recetas a base de manzanas serán aún mejores con las frutas de tu propio huerto. Aquí, encontrarás más información sobre el cultivo de manzanos y los cuidados que les debes dispensar.

Más información
compo image

Nuestra receta de manzanas cocidas

Las manzanas cocidas son habituales en las recetas de invierno y la creatividad para su elaboración no conoce límites. Para que las manzanas conserven su forma y su aroma durante la preparación, se recomienda elegir variedades aptas para la cocción. Es habitual el uso de la Bella de Boskoop, pero igualmente convenientes son las variedades Cox Orange, Berlepsch, Elstar o Jonagold.

Para quitar el corazón, utiliza un pelador de manzanas para conservar la forma de la fruta. Para rellenar la manzana, excava un poco el centro después de haber extraído el corazón. En cuanto al relleno, es cuestión de gustos. Trocitos de avellanas o de almendras constituyen una base muy apreciada, pero también puedes, claro está, probar con otros tipos de frutos secos. Frutas secas como las pasas sultanas (pasas de Esmirna) o, mejor aún, las pasas de Corinto son ingredientes particularmente muy apropiados. Las pasas de Corinto son más pequeñas, por lo que son más fáciles de procesar para crear un relleno homogéneo. Para espesar el relleno, puedes utilizar miel, sirope o mermelada de melocotón.

Para imprimir una nota invernal a las manzanas cocidas, enriquece el relleno añadiéndole canela, cardamomo o clavos de olor según tus preferencias. Ya que el cardamomo y los clavos de olor tienen un sabor singularmente intenso, debes añadirlos con moderación. Unas gotas de ron o de licor realzarán notablemente el relleno. Para conseguir una consistencia aún más apetitosa, incorpora trocitos de turrón o de mazapán en el relleno.

Coloca las manzanas rellenas en una fuente para hornear, añade bolitas de mantequilla del tamaño de una nuez y hornea durante unos 25 minutos en un horno precalentado a 200 ºC. El tiempo de cocción puede variar significativamente en función del tamaño de las manzanas. Por lo general, las manzanas se hornean hasta poder pincharlas fácilmente con un tenedor.

compo image

Nuestra receta de <i>chutney</i>

¿Apetitosas manzanas sobre una tostada de queso? Es posible con nuestra deliciosa receta de chutney de manzana. Para esta receta, también hay que pelar y cuartear las manzanas, y quitarles las semillas antes de cortar los cuartos en pequeños dados. Picar finamente 250 g de cebollas y dos dientes de ajo. Una vez picados, colocarlos en una cacerola con las manzanas. Es posible añadir un poco de jengibre o de pimienta. Completar la mezcla con 250 ml de vinagre de vino tinto y 350 g de azúcar moreno. Para condimentar un chutney de invierno, recomendamos una mezcla de canela, clavos de olor, nuez moscada y anís. Una mezcla con la que igualmente se logra un delicioso resultado se obtiene mezclando granos de mostaza, hojas de laurel y tomillo. Las uvas pasas conferirán una nota exótica y afrutada a tu chutney, pero solo deberás añadirlas 15 minutos antes de finalizar la cocción, de lo contrario, corres el riesgo de que desaparezcan por completo debido a la cocción. El chutney especiado debe cocerse tapado y a fuego lento durante aproximadamente una hora, siempre revolviendo bien la mezcla durante ese tiempo.

Al igual que con la papilla de manzana, el chutney debe verterse hirviente en los frascos esterilizados, inmediatamente después de la cocción.

Compartir

compo image

COMPO. Disfruta de tu jardín.

Para principiantes o expertos en jardinería. Trabajemos juntos para una conseguir una calidad de vida más natural.

Compo seguimiento:

Servicio

Más acerca de COMPO