compo image
  1. COMPO
  2. Consejo
  3. Cuidados de las plantas
  4. Hierbas aromáticas, frutas y hortalizas
  5. Consejos para el cuidado de los tomates: cómo obtener una cosecha abundante.

Consejos para el cuidado de los tomates: cómo obtener una cosecha abundante.

¡No hay tomates mejores que los cultivados en casa! Estos frutos rojos ricos en vitaminas también se cultivan bien tanto en suelo firme como en balcones y terrazas. Descubre los cinco consejos de cuidados esenciales para una cosecha abundante hasta llegado el otoño.

Cuidados de los tomates

Sigue estos 5 consejos para tener éxito en tu cosecha.

  1. compo image

    1

    Riego regular

    Para desarrollarse bien, los tomates necesitan un riego constante: un déficit o un exceso de agua supondrá daños tanto a los frutos como a las propias plantas. El enrollamiento significativo de las hojas es indicativo de un estrés hídrico asociado a una fuerte salinidad del suelo. ¿O acaso los frutos de tus tomateras estallan? Por lo general, este fenómeno se debe a una alternancia entre un tiempo cálido y soleado y un tiempo lluvioso y nublado. También es la consecuencia de un riego tras un largo periodo de sequía. La causa radica en el aumento de la presión interna debido a un exceso de agua en los frutos durante la maduración. Da lugar a la aparición de fisuras longitudinales o anulares. Al igual que con muchas otras cosas en la vida, es necesario encontrar la medida justa para el riego de los tomates. Importante: ¡riega a la altura de la base! Así, evitarás la infestación por enfermedades criptogámicas.

  2. compo image

    2

    Aportación de materias nutritivas para frutos especialmente aromáticos

    El agua por sí sola no lo es todo para preparar la planta para formar numerosos y deliciosos frutos. El tomate está entre las plantas consideradas sumamente extractoras de nutrientes. Necesitan el aporte de una gran cantidad de nutrientes, especialmente de potasio, nitrógeno y fósforo. El potasio regula la circulación del agua en la planta, reafirma las células y aumenta la resistencia a las enfermedades. Por lo general, los primeros signos de una carencia de nutrientes se reconocen en el follaje: las hojas se tornan amarillentas, quedando verdes únicamente a lo largo de la vena principal. Con un abono especial para tomates, puedes garantizar de forma simple y segura un aporte de nutrientes que satisfaga las necesidades.

  3. compo image

    3

    Los soportes de crecimiento impiden que las plantas se doblen.

    Cuando tus tomateras alcancen una altura imponente, conviene que las sujetes a tutores para evitar que se doblen hacia el suelo. Durante el verano, con los cuidados adecuados, las plantas forman numerosos frutos, por lo que hay que rodrigarlas para que puedan soportar la carga. Utiliza estacas de madera o de plástico para tomateras, bambúes o, incluso, rejillas o espalderas en espiral. Sujeta tus tomateras con rafia o ganchos de fijación especiales (no mediante los piquetes espirales) para proporcionarles suficiente agarre.

  4. compo image

    4

    La eliminación de chupones favorece el cuajado de los frutos

    Para que la energía de la tomatera se emplee en la fructificación y no en el crecimiento de los tallos, corta regularmente los tallos laterales jóvenes a la altura de la axila de las hojas, ya que son muy extractores de nutrientes. Esta operación —llamada despampanado o deshoje— permite garantizar la buena alimentación de la tomatera y estimular su salud. También favorece el crecimiento de frutos más grandes y una mejor maduración. Tan solo basta con podar los tallos jóvenes aún flexibles pellizcándolos con los dedos. Si los tallos son un poco más antiguos y duros, es aconsejable usar un cuchillo afilado para evitar daños innecesarios en la tomatera. A finales de agosto, también se aconseja pellizcar la punta de la tomatera, además de los tallos laterales, dejando una hoja por encima del último pedúnculo floral. Este desmochado facilita la maduración de los frutos ya formados hasta la llegada de las heladas.

  5. compo image

    5

    Reconocer a tiempo el mildiu y la podredumbre parda

    Además de las enfermedades debidas a carencias nutritivas y a un déficit en la circulación del agua, las tomateras suelen sufrir de mildiu y podredumbre parda. Por lo general, es durante los inviernos húmedos que las tomateras deben enfrentarse a las enfermedades fúngicas. Se forman manchas verdes grisáceas (que posteriormente se tornarán marrones) sobre las hojas que se propagarán rápidamente. Los frutos no se salvan: aparecen manchas oscuras y la pulpa es dura debajo de esas manchas. Corta las partes enfermas de la planta lo más rápido posible y trátala con un producto fitosanitario adecuado.

Compartir

compo image

COMPO. Disfruta de tu jardín.

Para principiantes o expertos en jardinería. Trabajemos juntos para una conseguir una calidad de vida más natural.

Compo seguimiento:

Servicio

Más acerca de COMPO