compo image

Un año de jardinería exitosa, paso a paso

Aplicación de fertilizante en primavera

Tras un largo invierno, nos invade la nostalgia de pasar el tiempo al sol y al aire libre, y disfrutar del espectáculo que brindan las plantas de flor. Ciertamente, un arduo trabajo se hace necesario para recuperar un jardín de la cura adelgazante que han supuesto los meses de verano: césped amarillento y parterres medio vacíos dominan el panorama hasta principios del próximo verano. Para que tu corazón de jardinero recupere rápidamente la alegría de ver un hermoso y verdísimo césped y espléndidas flores, lee este artículo para descubrir toda la información importante sobre la aplicación de fertilizantes en el césped, parterres y maceteros en primavera.

compo image

A continuación, cómo conseguir un hermoso manto verde

Fertilización del césped

Por lo general, el césped ocupa una gran parte de nuestro jardín, por lo que es lo que más destaca. Si no ha sido fortalecido mediante una aplicación de fertilizante en otoño, seguramente presentará superficies desnudas, decoloraciones o musgo, especialmente si el invierno ha sido severo. Para que las gramíneas ornamentales puedan hacer frente a las malas hierbas y al musgo en primavera, es indispensable aplicar un fertilizante.

 

 

  1. Antes de comenzar a renovar el césped, elimina primeramente el follaje y los tallos muertos. Si hay briznas de hierba muerta (de color amarillo y beis) esparcidas por todo el césped, te recomendamos rastrillar la superficie con un rastrillo para hojas para despejar el manto de imperfecciones.
    Atención: no intentes escarificar las raíces del césped debilitadas por la humedad y las heladas con los primeros rayos de sol, ya que la superficie aún está demasiado húmeda y corres el riesgo de que aparezcan grandes zonas desnudas.
  2. Revitaliza primeramente el césped débil con un abono apropiado. Recuerda que el césped necesita muchos nutrientes al inicio del periodo de crecimiento, en primavera. Te recomendamos usar un abono de larga duración, ya que reduce las pérdidas por lavado que se pueden producir en caso de lluvias fuertes. Por otro lado, la liberación continua de abono en función de las necesidades favorece el buen crecimiento de las raíces del césped.
  3. Por lo general, hay que esperar hasta abril para que el césped se seque y, a partir de ahí, se recupere progresivamente. Si el césped permanece invadido de malas hierbas y presenta espacios vacíos esparcidos, es hora de escarificar y, seguidamente, de resembrar. ¡Pero ten cuidado! justo después de la escarificación, es necesario que la temperatura ambiente sea suficientemente cálida (la temperatura del suelo debe ser de entre 10 y 12 ºC), de manera que la regeneración del pasto ocurra rápidamente para no correr el riesgo de que el musgo y las adventicias se hagan con los espacios vacíos. Las mezclas de semillas especiales, como las semillas de repoblación de césped Nachsaat-Rasen COMPO Saat®, permiten una siembra temprana a partir del momento en el que la temperatura del suelo alcance 5 ºC. Si tras 3 o 4 meses después del sobresembrado vuelves a aplicar fertilizante, nada se opone a la consecución de un hermoso césped verde intenso.
compo image

La base de nuevos desafíos

Aplicación de fertilizante en parterres

Antes de poder comenzar con nuevos cultivos alimenticios y ornamentales, es necesario preparar los parterres para los desafíos venideros. Los nutrientes cruciales para una cosecha abundante y un crecimiento sano de las plantas (como nitrógeno, fósforo, o potasio) fueron consumidos por las plantas durante la estación anterior o lavados hacia capas más profundas del suelo por la lluvia durante el invierno.

 

  1. Los preparativos: las hojas y las pequeñas ramas pueden permanecer en los parterres sin que ello suponga ningún problema, ya que los organismos del suelo las transformarán rápidamente en humus. También es posible retirar una determinada cantidad con un rastrillo para hojas. Si el suelo es pesado y está muy asentado debido a un invierno muy lluvioso o si deseas crear un nuevo macizo, lo primero que hay que hacer es mullir completamente el suelo.
    Te desaconsejamos remover completamente los cepellones arrancados del suelo para no correr el riesgo de enterrar profundamente los organismos aerobios del suelo que viven en las capas superiores. Penetra lo más profundamente posible en el suelo a intervalos cortos haciendo uso de una horca laya y airea con precaución. También es posible que el musgo y las malas hierbas se hayan propagado después del invierno, por lo que habrá que proceder a su eliminación. Seguidamente, afloja la estructura del suelo a fondo con la ayuda de una azada.
  2. La fertilización: tras haber preparado el suelo, incorpora un abono en la capa superior de tu parterre. La utilización de compost, abono semilíquido o estiércol descompuesto impone una regla obligatoria: cuanto más tamizado esté el material, más rápida será su mineralización por parte de los microorganismos del suelo, lo que a su vez determinará la disponibilidad de nutrientes para las plantas.
    La composición del compost es un factor decisivo en lo que concierne al aporte óptimo de nutrientes. Al incorporar una pila de compost, siempre asegúrate de equilibrar la mezcla de hojas, césped cortado, desechos de alimentos y otros residuos vegetales provenientes de parterres.
    Hay alternativas ecológicas disponibles comercialmente en caso de que no cuentes con espacio suficiente en tu jardín para elaborar tu propio compost. Nuestra gama incluye, por ejemplo, cuerno triturado y polvo de huesos (Horn- und Knochenmehl COMPO BIO), virutas de cuerno (Hornspäne COMPO BIO) o estiércol de caballo (Pferdedung COMPO BIO) para este tipo de uso. El efecto será más rápido si usas un abono mineral como el abono universal de larga duración (Garten Langzeit-Dünger COMPO). Si tienes un suelo particularmente ácido, puedes incorporarle cal para aumentar el pH y acondicionarlo para una futura siembra.
compo image

Renovación tras el reposo vegetativo que supone el invierno

Aplicación de fertilizantes en cajoneras de cultivo

Dejadas atrás las heladas, las plantas en cajoneras de cultivo que hayan pasado el invierno resguardas, ya sea mediante una protección o en una estancia fresca, podrán finalmente volver a respirar aire fresco y beneficiarse del sol. Sin embargo, en ciertas regiones, sigue existiendo el riesgo de heladas nocturnas hasta mayo. En caso de tener que dejar plantas no resistentes a la intemperie por la noche, prevé una protección consistente en una tela no tejida o un geotextil.

 

 

  1. La mayoría de las veces este periodo es corto y en pocos días las temperaturas superarán los 10 ºC y el sol resplandecerá. Ciertamente, también es el momento propicio para trasladar tus plantas desde su refugio de invierno al exterior, pero sin exponerlas a un estrés demasiado fuerte. Si los tallos debilitados deben afrontar un viento persistente y una potente radiación solar, la planta se desprenderá de una gran parte de su tierno follaje. Solo cuando las hojas hayan recobrado su color verde intenso habitual, podrá decirse que la planta se ha aclimatado para poder trasladarla a su emplazamiento habitual.
  2. En abril, podrás podar tus plantas en cajoneras de cultivo de manera adecuada. Elimina primeramente todas las ramificaciones muertas, así como los tallos delgados de color verde claro que la planta haya formado por falta de luz en el refugio de invierno, ya que estos tallos son más sensibles a las enfermedades y a las plagas.&nbspUna poda correcta estimula el nuevo ciclo de vida y favorece un sano crecimiento.
  3. Tras haber aliviado a tus plantas de ese lastre indeseado, es indispensable suministrarles los nutrientes necesarios en el volumen de tierra limitada que supone una cajonera de cultivo. Un desarrollo radicular intenso en una maceta limita el transporte de oxígeno, por lo que se hace necesario mudar las plantas de macetas. Las plantas te agradecerán volver a su sitio habitual, pero contando con un nuevo y apropiado mantillo que les supondrá un crecimiento sano y una floración muy abundante.
    Si, al contrario, la planta cuenta con el espacio necesario en la maceta del año anterior, solo es necesario aplicar un fertilizante a la tierra que inevitablemente se ha empobrecido. Te aconsejamos aplicar un abono líquido, lo que te permitirá incorporar la dosis precisa. La naturaleza del abono depende totalmente de las necesidades de cada planta. Nuestra gama incluye fórmulas nutritivas para plantas de flores y plantas verdes, además de los abonos universales para casi cualquier especie, por ejemplo, el abono compuesto (COMPO COMPLETE Pflanzendünger). A esto se añaden alternativas biológicas o abonos especiales apropiados especialmente para las necesidades de las hortensias, los rosales y las tomateras, solo por dar algunos ejemplos. Sin importar el abono por el que te hayas decantado para tus plantas, se impone la siguiente regla: ¡no abuses! Aplicar un fertilizante con demasiada frecuencia puede dar lugar a interrupciones del crecimiento y a tallos delgados y blandos, los cuales son particularmente sensibles a las enfermedades y a las plagas. Así pues, resulta estrictamente necesario observar las indicaciones del fabricante del fertilizante en materia de dosificación y frecuencia de aplicación.
compo image
Substratos

COMPO SANA® Hidro Control

En un volumen limitado de tierra, los mantillos especiales para plantas en cajoneras de cultivo ayudan a retener el agua necesaria para la vida de las plantas. Contienen todos los nutrientes esenciales.

Ir al producto

Compartir

compo image

COMPO. Disfruta de tu jardín.

Para principiantes o expertos en jardinería. Trabajemos juntos para una conseguir una calidad de vida más natural.

Compo seguimiento:

Servicio

Más acerca de COMPO